martes, septiembre 06, 2016

la sesión


Esperé por la visita del representante del Mercado Subterráneo por meses—los traficantes del conocimiento proscrito, de antes que los Antiguos reclamaran el Imperio para su gloria, son tan lentos como meticulosos.

Fue sin anunciarse que la Archivista "B" se presentó en mi puerta, trayendo consigo el material que solicité. La visita no pidió permiso y cruzó la puerta directo al consultorio diciendo:

-Su solicitud es exótica, encontrar el volmen correcto nos llevó meses y el contenido es muy delicado. Arriesgamos mucho trayéndolo a la superficie pero Ud. pagó el precio y debemos honrar el compromiso.
Acto seguido clava su daga en la mesa y explica las instrucciones para la sesión:

-Nuestro tiempo es precioso, puede ver y escuchar pero no tocar y sólo se aceptan tres preguntas. La sesión comienza ahora.

Escucho atento cada palabra, la exposición es breve pero muy detallada. Confirma que mis suposiciones no estaban infundadas; la respuesta a mi primera pregunta es concisa, para la segunda recurre a una referencia de otro volumen pero con la tercera el color se va de su rostro... Me levanto de mi silla y ella cierra el libro, da un paso atrás, toma su daga y la apunta en mi dirección.
Es evidente que la sesión ha terminado.

Mientras busca su vía de escape no se resiste a preguntar...

-Lo ha visto verdad? Ha visto al otro lado de la Puerta Tanheisser?

-No, sólo lo que se encuentra adentro.

Para cuando termino mi respuesta la Archivista había desaparecido