domingo, junio 29, 2008

érase una vez una niña... final

Pues bien nuestra heroína tuvo que optar por pedir cola en la autopista, ya que no estaba planeado traerse a todos estos bichos—a ella le encomendaron solamente salvar al gato de la casa—pero aprovechando que ya estaba poraí, que los animalitos tambien estaban poraí, que coincidencialmente a ella le gustan muchos todas estas plagas y que tienen—según ella al menos— suficiente espacio en el patio de atrás de su casa decidió pues llevarse a todos los que consiguió.

A fin de cuentas—pensó para sus adentros—no creo que a la jirafa se vaya a comer los tulipanes de mamá...

Culmina entonces el relato de Valeria pero no sin un susto final:

Justo cuando ya se estaba encaramando en el camión que la iba a devolver a Canadá—vía Seattle-Vancouver— divisó en la distacia ésta aparición... Una genuina loca e'carretera con cables, vendas y una bata de colección.

Quién es? De dónde se escapó? Qué quiere? Son preguntas para otro cuento en otra ocasión...

*fin*

érase una vez una niña... p.X


Valeria le da con un palito a los restos de su derrotado enemigo, ella (noble hasta los huesos) lamenta el estado al que llegó la criatura y se da cuenta que todavía se retuerce...

—Se suponía que ibas a salvar al mundo no dejarlo en la oscuridad!
—Ella le reclama

Así lo deja, en el piso, achicharrado y a su suerte.

Con su misión cumplida Valeria debe emprender el camino de regreso a casa...

viernes, junio 13, 2008

érase una vez una niña... p.IX

—"Vitiligio mis calzones..."

pensó Valeria en cuestión de nanosegundos mientras veía al esperpento a la cara y con la velocidad de un rayo accionó su instrumento... Su perseguidor se retorció como en los viejos tiempos pero en este caso no era coreografía, cada célula de su hipersensible piel ardía!

Acto seguido se desplomó al piso, al fin Valeria—victoriosa—podía seguir su camino...

miércoles, junio 04, 2008

érase una vez una niña... p.VIII


De cara al enfrentamiento la ardilla, como buena descendiente de franceses, se rinde ipsofacto pero nuestra heroína—invocando el malandreo criollo—reúne toda la fuerza que pueda conseguir y viendo a su acosador a la cara le zampa esta perla (en criollo porque las fuerzas reunidas no le alcanzaban para articular media palabra de québécoise)

—Sus estrambóticas pulsaciones pélvicas no me intimidan Señor J... mi generación tendrá que crecer con las partes púdicas de Britney sonriéndole a los paparazzos.

Valeria se aferra a su linterna como si fuera la vida misma porque sabe que este duelo se decidirá en cuestión de segundos...

domingo, junio 01, 2008

érase una vez una niña... p.VII


Valeria logró infiltrarse sin ser detectada y se encuentra a punto de cumplir su misión, salvar unos pobres animales de los guantes de un ser que ha devenido en un monstruo con el paso de los años.

Sin embargo, súbitamente un figura brinca de entre las sombras con sutileza y una agilidad pasmosa... Al parecer Valeria no fue tan cuidadosa como pensaba...


La figura se revela y Valeria piensa para sus adentros:

—"Gracias mamá por arrullarme cantando Billy Jean..."