sábado, marzo 22, 2008

Eventos que pueden o no haber ocurrido en una fría mañana de noviembre p.V

Nada más le tomó un segundo al hombrecito para darse la vuelta y propinarle tremendo carajazo a nuestro acosador.

Aparentemente las cejas y el bigote del disfraz fueron lo suficientemente convincentes porque nuestro amigo exclamó que sólo sobre su cadáver entregarían a una camarada comunista a los perros de la CíA!

Yo sólo pensaba para mis adentros: Dios bendiga a los galos y sus arranques de histeria anticapitalista!

Salvamos ese ultimo obstáculo y quedamos con el camino libre. La niña ya estaba lista para abordar su vuelo pero antes de partir me ofreció un regalo... "Por haberme hecho pasar un buen rato" dijo ella, mientras me entregaba su atavío.
No hubo ni drama ni llanto cuando la vi partir, nada en absoluto que lamentar... sí había una extraña sensación recorriéndome el cuerpo pero me dedicaría a pensar en eso en otro momento.

Mi misión fue cumplida hasta el último detalle, ahora sólo hacía falta que yo y mi recién descubierto amigo nos encargáramos de los cabos sueltos, lo que significa que a ésta historia todavía le queda un segundo aire...

Luego de una larga y agotadora jornada, con el impase en el aeroparque superado, llegué de nuevo a mi oficina donde efectivamente me esperaba el último cabo suelto por solventar....

Realmente detesto a esto tipos pero debo admitir que admiro su paciencia, quedarse esperando todo el día por mi regreso... bien podría haberles enviado lo que quieren con un courier, justo como tenemos acostumbrado.
—Ahí estaba él, Cairo le dicen, reclamando la información que me envió a buscar.

Al estar sobre mis pasos planeaban llegar hasta ella y lo consiguieron... así es este juego, ella me contrató para espiarlos a ellos y ellos me contrataron para espiarla a ella de vuelta.

Ambos necesitaban algo que el otro poseía y yo tenía los medios para conseguirlo en ambas ocasiones.

Y en ambas ocasiones el trato fue cumplido a cabalidad, tal como estaba estipulado mañana entregaría el reporte con todo lo que Cairo quería saber sobre esta niña, una lista bastante sencilla y común que cubre: Quién, dónde, cuándo, con quién y cómo.

Debía ser mañana porque justo en ése momento quería desaparecer a ése individuo de la faz de la tierra... sin saber muy bien por qué...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario