martes, abril 10, 2007

Dios los cría...

...y yo los junto!

Estos bichiños son mis únicos e inimitables atunes enguayabados, criados por mí mismo en la bañera del cuarto de servicio.

Ahora bien ¿cómo hacen para enguayabarse mis pobres atunes?

Sencillo, ellos traen una predisposición genética para amar y cuando despiertan en la mañana en lo único que pueden pensar es en el amor pero, a diferencia de los goldfish, estos pececitos sí tienen una capacidad de atención de 3 segundos por lo tanto a los segundos de despertar se les olvida el amor y pasan el resto del dia desechos, miserables, irritables y algo caníbales.

Así viven cada día de los 15 que dura su ciclo vital.

9 comentarios:

  1. Hola... anoche por casualidad encontré tu blog y hoy he rehresado porque la verdad es que me ha gustado mucho...
    Seguiré visitándote cada días.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  2. ...yo de regreso.... pero es que como me he ido hasta cuando empezaste el blog... me he dado cuenta que hoy cumple una año tu blog...
    Así que FELICIDADES....

    ResponderEliminar
  3. Soy como un atún.
    Pero I D É N T I C A.

    ResponderEliminar
  4. Yo llevo tres días cenando atún x_x
    Espero que no cobren venganza.

    ResponderEliminar
  5. Yo no tengo atunes, pero tenía un gato que estaba poseído.
    Esta de pinga tu blog… Saludos.

    Jesús A. González

    ResponderEliminar
  6. Uy! Triste.

    Un resumen del amor, a cargo de la naturaleza creada por German... Yeaaah

    ResponderEliminar
  7. Enlatalos y vendeme alguno, muerto, deshuesadito, claro.
    Estoy a dieta de bastantes cosas.
    Saludos violetas! =)
    PD: Me encanta este lugar

    ResponderEliminar
  8. que bonitos pecesitos de agua dulce...

    ResponderEliminar
  9. Y todos juntos no se vuelven como peligrosos?.. mejor alejarse de esas aguas!

    ResponderEliminar