domingo, enero 28, 2007

historia verdadera

Hace unas pocas noches recibí mi manjar chileno, nunca imaginé que semejante cantidad de azúcar me trastornaría al punto de ponerme a hablar con las rejas del edicifio por casi una hora.

Quizá debí haber intuído las cualidades psicotrópicas del confite por su extraña presentación cónica... Demonios incluso invité a la reja al sushi bar de la esquina...

—La resaca de chocalate con dulce de leche es una cosa horrible.

9 comentarios:

  1. Manjar chileno??? La empanada chilena es una!!!!
    Pero cualquier cosa con chocolate es un manjar de dioses!!!

    Nota: Cuando dices moneable..... UYYYY!!! Hay que asustarse!!!

    Saludos... un abrazo... muaaahhh jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Malvados dulces Argentinos y chilenos. Yo una vez me comí una caja de alfajores triples de chocolate y glaseado "Ricón Gaucho" y termine haciendo negocios sucios con un avestruz en una feria-exposición ganadera.

    Podemos juntarnos tu y yo y hacer un grupo de CHOCOLATEROS ANONIMOS.

    ResponderEliminar
  3. D si me dijo cuando pasamos esa noche por Los Palos Grandes que aquel abrazando siete rejas al mismo tiempo era nuestro amigo, y no otra jugada de los alfajores de la cordillera. Tenia razon.
    Queda pendiente una velada en el mercado de los pescados crudos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. d&D... d&D!!!! no estoy viendo doble otra vez, o si?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. me encantan tus dibujooos! Tal vez ya te lo han dicho, pero no está de más, que lo te lo digan otra vez!

    AH! Cuando me pongo "electrica" suelen preguntarme que si me excedí con los dulces. Para qué drogas? Con un exceso de azúcar basta...

    ResponderEliminar
  7. por eso digo k no voy a comer mas chocolate!!!
    (pero tampoco menos!!)
    --otra chokoadicta--

    ResponderEliminar
  8. Chocolate y dulce de leche !!! no era para menos!

    ResponderEliminar