martes, noviembre 28, 2006

En estos tiempos modernos existen tres princesitas de metro y medio.

Con una de ellas conspiro a diario, la otra vive en el exilio y se manifiesta sólo para pedir rescate (una ostia la niña pero se le quiere mucho) y la tercera quedó postrada de un aneurisma.

Los súbditos peregrinaron uno a uno... día tras día... lagrimosos... a su lecho, hasta que Su Majestad exclamó que no quería recibir más visitas.

Uno desde su esquina asienta con la cabeza y se ríe, por dos razones: Estar sometidos a la voluntad de Su Majestad es requisito indispensable si se planea servir a la Realeza... además el sólo hecho de que ya esté dando órdenes es la mejor señal de que todo va, poco a poco, volviendo a la normalidad.

— Querida BEA muchas miles de gracias!!!

4 comentarios:

  1. No me voy a poner a discutir los titulos nobiliarios o si la gallina fue primero que el huevo, son tres y San Seacabó.

    ResponderEliminar
  2. esta bien, esta bien..
    pero la mayor es ella!!!!
    o.O

    ResponderEliminar
  3. Son tres, entendido.

    Poco a Poco, Germán. Poco a Poco.

    Saludos! que bueno que tendre más monos!

    ResponderEliminar
  4. Son tres, e invencibles.
    (Conozco bien a dos de ellas pero puedo creer fielmente en la inmortalidad de la tercera)
    Larga vida a sus majestades.

    ResponderEliminar