domingo, agosto 20, 2006

no me juzguen por mi tortuga ninja!



Hoy sucede una cosa maravillosa: Me encuentro a la pequeña señorita Maya (que por cierto es toda una artista) cazando morrocoyes en el jardín... pero a mis sobrinos no los veo por ningún lado y me parece extraño.

Irónicamente me comentan luego que están de playa en Morrocoy!.

Me entraron ganas de construirme un árbol familiar de fantasía... ya me estoy creyendo que todo al que conozco va a terminar metido en esta cuestión.



Este es un amigo compensatorio... él sencillamente está feliz de ir al dentista!

5 comentarios:

  1. jaja
    tu amigo
    compensatorio
    en un trance
    lleno de felicidad
    por esos ruidos
    raros que hacen los utencilios
    de los malditos dentistas...

    ResponderEliminar
  2. tu amigo se parece a mi perrita. Es bueno saber que alguien se alegra de la visita al dentista.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Feliz de ir al dentista?! yo creo que quedó como traumatizado o algo asi, pero por lo menos le quedo al sonrisota! ;) suerte con el... árbol, es molesto eso.

    ResponderEliminar
  4. Epa me encanta lo de tu arbol genealogico por aqui¡¡ Y al final terminas con un autoretrato si? jejej

    ResponderEliminar
  5. despues de todo hay que cuidar la salud dental!! aunque en los ojos de compensatorio hay una expresion difusa!!

    tu morrocoy me recordo mi infancia, tambien tenia un morrocoy pero chiquitititico, se llamaba conchis.. :)

    ResponderEliminar